sábado, 12 de junio de 2010

Prólogo



Hoy comienzo este blog que no tiene más pretensiones que ser un escaparate de las aficiones que más me llenan y han logrado sobrevivir a lo largo de mi vida.

Son muchas las inquietudes que he tenido y las actividades que he probado. Me gusta practicar y probar todo tipo de deportes pero la actividad en la montaña es con diferencia lo que más me gusta, es para mí la columna vertebral de multitud de actividades. Esta afición además de su lado meramente de esfuerzo físico, también tiene su aspecto más espiritual y quizás, me atrevería a decir místico.

El ascender a una montaña y conquistar su cumbre siempre lleva asociado algo más que la superación de un reto, no tienes la necesidad de competir con nadie, ni ser el primero, ni el más rápido, ni llegar más alto. Solo tienes que proponerte una meta y alcanzarla, saber dónde está tu límite y llegar a él, saber renunciar cuando sea necesario. Tú eres el dueño de tu riesgo.

La montaña va ligada a otra de mis actividades preferidas: la fotografía, me resulta casi imposible salir a la montaña sin mi cámara. Es complemento perfecto, en ocasiones no distingo si voy a la montaña o voy a hacer fotos, en cualquier caso considero que son actividades complementarias.

Mi filosofía no va más allá de disfrutar de la vida con las personas que quiero y si eso lo puedo hacer compartiendo mi pasión por mis aficiones mejor, sino también soy igualmente feliz.

No hay comentarios: